La falta de una mejor educación de nuestras emociones, es lo que está llevando al deterioro de nuestras sociedades. Estas se encuentran cada vez más amenazadas por la inconsistencia ciudadana, la que para mal de todos, está perdiendo su capacidad de asombro.
Lo que está pasando en nuestro territorio y estoy seguro que en la gran mayoría de las naciones del mundo, incluyendo las llamadas potencias, es la falta de inteligencia emocional, algo a lo que muchos no le están poniendo la debida atención, pero que es un elemento a tomar en cuenta si de verdad queremos arreglar parte de lo que ya tenemos dañado.

Muchas veces tomamos medidas, no solo apresuradas, sino que las mismas y cuando las tomamos, suelen venir con grandes vacíos, las cuales a la larga no llegan a llenar las expectativas creadas en nuestro subconsciente, todo ello por no saber usar las herramientas analísticas y reflexivas para saber tomar las mejores decisiones.

Lo que pasa en nuestras sociedades, es lo que podríamos llamarle, la antesala de la desconstrucción de las diversas colectividades no solo en nuestros países, sino en todo el globo.

Es por ello desde este espacio, les hacemos un llamado al Presidente Luis Abinader, a los Ministros de Educación y Educación Superior, los señores Ángel Hernández y a Franklin García Fermín, para que unidos a otras entidades gubernamentales, inicien cuanto antes un proyecto tendente a la educación de las emociones del pueblo dominicano, el cual pudiera estar bien enfocado en lo que es el cultivo de la inteligencia emocional y sus derivados.
Haciendo esto, los feminicidios van a disminuir porque el hombre sabrá lidiar un poco más con sus emociones; habrá menos accidentes de tránsitos, porque los conductores aprenderán a respetar la velocidad y aprenderán que los demás también tienen derecho a transitar por las calles.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *